Cómo perder peso sin hacer dieta

viernes, 21 de marzo de 2014


Si estás buscando una forma de perder peso sin hacer dieta, no pienses que es algo imposible. No solo lo que comemos, sino también cómo lo comemos, marca la diferencia entre una persona con sobrepeso y una delgada. Determinadas costumbres te pueden ayudar a perder peso sin necesidad de privarte de muchas comidas que te gustan. ¿Quieres conocer estos trucos?

Comer despacio

Cuando comemos despacio, nos llenamos antes, y por ende, comemos menos comida. Disfrutar de lo que comemos genera en nuestro cuerpo sensaciones de bienestar que nos hacen llenarnos antes. Los primeros días, pon un cronómetro por veinte minutos, e intenta comer en ese tiempo hasta que te acostumbres a hacerlo naturalmente.

Dormir bien

Diversos estudios científicos han demostrado que dormir más horas y bien ayuda a las personas a perder peso y mantener en un peso saludable. Cuando dormimos correctamente, luego consumimos menos calorías en el día.

Consumir determinados alimentos

Aunque, como ya dijimos, la idea es perder peso sin hacer dieta, es bueno tener claro que determinados alimentos deben ser consumidos en mayor medida que otros: verduras, sopas, granos enteros. Elimina el bacon, consume menos azúcar -si consumes bebidas saborizadas, ten cuidado con este punto-. Limita el alcohol.
La clave está en saber que de determinadas cosas debemos comer un poco más que de otras, pero nunca eliminar un grupo de alimentos en particular: está bien comer un poco de chocolate, o unas papas fritas una vez a la semana.

Utiliza la vajilla de forma adecuada

Un consejo muy conocido es comer en platos pequeños, de forma que visualmente el plato esté lleno, pero en él haya mucha menos comida.
Si vas a beber algo que contiene muchas calorías, utiliza un vaso de tubo -largo y fino- en lugar de otros vasos, porque de esta forma consumirás menos cantidad de líquido, pero parecerá que aún así has bebido un vaso.
Y tal vez el consejo más extraño de todos: utiliza cubiertos grandes, ya que está científicamente comprobado que las personas que comen con tenedores pequeños, acaban comiendo más.

Come en casa

Al menos cinco veces a la semana, intenta comer comida que hayas hecho en tu casa. Comprar comida fuera puede llevarnos a comer poco sano, y además, añadir demasiadas calorías a nuestra dieta. Si no te das mucha maña, comienza por platos fáciles y aprovecha que hoy en día muchas cosas ya vienen cortadas, lavadas o semipreparadas de alguna forma.


Practica ejercicio sin darte cuenta

Determinadas acciones que llevamos a cabo en el día a día son un ejercicio físico, y por ende, queman calorías. Limpiar la casa, hacer las compras, caminar de un sitio a otro si las distancias son cortas: todas esas son buenas formas de quemar alguna que otra caloría más, además de las del gimnasio.

Bebe agua antes de las comidas

Diversos estudios han demostrado que las personas que beben dos vasos de agua antes de las comidas comen bastante menos que aquellas que no lo hacen. Así que este es un buen truco para saciarte más rápidamente.

Desayuna todos los días

Desayunar bien todos los días es un hábito que muchas personas que han perdido peso y se han mantenido tienen. Desayunar es la mejor forma de comer controladamente el resto del día, y por ende, no engordar. Además, te ayuda a mantener tu cerebro activo y desarrollar mejor tus tareas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Belleza y Salud © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions